Economía e Innovación

Por: Roberto Morales Estrella

¿Es la corrupción una variable económica? Juzgue usted estimado lector, porque si impacta en el crecimiento económico y en la distribución de la riqueza, luego entonces si debe incluirse en el llamado equilibrio económico; Jonh Stuar Mill sostuvo el criterio utilitarista donde la felicidad de un individuo depende de la felicidad de todos los demás, por lo tanto la felicidad general como criterio y fin de la moralidad económica, es el sentido común de la economía como ciencia y como práctica cotidiana.

La economía como generadora y distribuidora de bienes satisfactores para los integrantes de una sociedad, ha sido trastocada por la desigualdad en la distribución de la riqueza generada por toda la sociedad, la participación de todos está en función del empleo que hoy se le considera, según la Organización Internacional del Trabajo, empleo decente y salario digno; ¿esto existe en México?

El México actual es una sociedad en extremo desigual, con demasiada pobreza, que no es congruente con la riqueza de los recursos naturales que se localizan en nuestro territorio, no olvidemos que formamos parte de las 14 naciones que tienen el 70% de la biodiversidad, ni tampoco es congruente con el tamaño de la economía. Los poseedores de la mayoría del ingreso nacional, que no se caracterizan por sus capacidades innovadoras y generadoras de un patrimonio intelectual que tanta falta hace al país, reproducen la desigualdad.

De acuerdo al índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, las naciones mas desarrolladas son las menos corruptas, como es el caso de Dinamarca y nueva Zelanda que tienen los lugares 92 y 91 respectivamente, en una escala de cero a 100, siendo este numero los de cero percepción de la corrupción, México se ubica en el lugar 35 y Brasil en el 43. Las naciones con menores niveles de crecimiento económico y desarrollo son los que registrar niveles mas altos de corrupción.

Aunque la posición de Brasil comparado con México es menos corrupto, enfrenta actualmente una crísis de triple hélice, porque tiene crísis Económica, Política y Ética, tan es así que ha pasado de ser una economía emergente a una economía en “emergencia”, según el diario The New York Times. Petrobras ha sido el ojo del huracán

Según el Banco Mundial corrupción es el abuso del poder público en beneficio privado, los casos mas sobre salientes en materia de corrupción son los de las empresas como Enron en los Estados Unidos o Volkswaguen que impacta a diferentes naciones, en la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción celebrada en Mérida 2003, la corrupción es una actividad ilegal que incluye al sector privado, pero de hecho es una patología moral y ética que llega alcanzar niveles delirantes.

El caso de México es paradigmático, se estima que el impacto es de 2 a 5 puntos en el PIB, si se contempla la dádiva que se solicita por el otorgamiento de los contratos de obras o de compras, que va del 15 al 30 porciento, asuntos como el de la línea dorada del metro, que pasó de la espectaculariad al silencio, la casa blanca de la Primera Dama valorada en 7 millones de pesos, la casa de Manilalco del Secretario de Hacienda, el desvío de fondos públicos por 83 millones de pesos realizado por el gobernador de un entidad federativa, la presa privada de otro gobernador, la concesión de un vehículo deportivo a un Delegado del Gobierno del Distrito Federal entre otros tantos casos.

El Presidente Peña Nieto acaba de declarar en su gira por España “Frente a la volatilidad que el mundo vive, frente a la gran volatilidad financiera, frente a este clima externo que hoy todos los países y economías emergentes tenemos que enfrentar, lo que sin duda representa la mayor fortaleza para nuestro país es nuestra estabilidad macroeconómica”.

Pero no puede haber estabilidad macroeconómica sino superamos la desigualdad social, la pobreza y la corrupción. Mientras que el grupo en el poder político y económico, no haga coincidir sus intereses con las normas, instituciones y valores socialmente compartidos, la corrupción no acabará. ¿no lo cree usted?

Comenta:

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *