El pasado 29 y 30 de marzo se llevó a cabo el “Robofest Latinoamérica 2019” siendo México la única sede en Latinoamérica para llevar a cabo esta competencia, en esta ocasión el anfitrión fue la UAEH a través del área académica de automatización y control del ICBI, conjuntamente con Robofest México representado por Ramiro Marrero Quintana, en la Coordinación operativa el Dr. Omar Domínguez, bajo la  Dirección del Dr. Oscar  Rodolfo Suarez Castillo, titular del ICBI.

Más de  4 mil asistentes, se dieron cita para ver competir con sus creaciones a más de 300 competidores de distintos países latinos, en las categorías llamadas desafíos: Game-Juego; Exhibitión-Exhibición; Vcc-Reto de visión centrinca; BottleSumo-Sumo de Botella; RoboParade-Desfile de robots y UMC-Reto desconocido; los primeros lugares participaran en el Robofest Internacional que se llevará a cabo en mayo de este 2019 en la Universidad Tecnológica de Lawrence  en EU.

Este tipo de competencias se transforman en convivencias de aprendizaje constituyéndose en espacios donde estudiantes y docentes interactúan entorno a la robótica, cuyo término proviene del vocablo checo “robota” que significa labor forzada, data de 1848 cuando fue usado por el imperio austro-húngaro, el termino robot fue introducido en 1920 por Josep y Karel Capek de la Republica Checa, en su libro Rossum´s Universal Robots.

Los robots de hoy no son como los de antes, actualmente se clasifican en tres tipos: Industriales, Humanoides y Cobots, en estos últimos se incluyen los robots  virtuales (bots y Chatbots) que a través de software se incorporan a los dispositivos como los Smartphone, altavoces, y electrodomésticos, integrándose al paradigma del Internet de las Cosas.

El punto de inflexión del desarrollo científico-tecnológico es la fusión en el sentido, que en la medida que se construyen y desarrollan se amplifican mutuamente, impactando los mundos físicos, digital, y biológico, en virtud del carácter infinito del conocimiento.

Como lo establece el teorema de Kurt Gödel de la indecidibilidad, de las formulaciones matemáticas las cuales no pueden ser demostradas como falsas o verdaderas haciéndolas infinitas; la complejidad creciente en la biotecnología; como también la frontera geográfica dado que nuestro universo inexplorado sigue expandiéndose sin cesar en el tiempo y en el espacio, según lo plantea Dyson Freeman.

Crear un robot está en la línea de lo exponencial, lo cual es resultado de la investigación y de la creatividad, la base de la robótica son los algoritmos o sea la inteligencia artificial, lo que se conoce como el Deep learning o sea aprendizaje profundo y Machine Learning o aprendizaje automático, que se genera entre las maquinas al trasmitirse información, para traducirla en acciones después de analizarla.

La base son los algoritmos, vocablo que fue acuñado por Abdullah Muhammad Al Khwarizmi en el  siglo IX, mismo que hoy adquirió popularidad al igual que la plataforma llamada “Arduino”; algoritmo es una serie de instrucciones o reglas, aplicadas de forma sistemática para resolver un problema específico.

Hay algoritmos cuyos resultados no han sido positivos, como los que provocaron el llamado flash crac de mayo del 2010 en la bolsa de valores; o como el caso de VITAL que es un algoritmo que ocupa un lugar con derecho a voto, en el consejo directivo de la empresa Deep Knowledge Ventures especializada en medicina regenerativa, VITAL ha adquirido el vicio humano del nepotismo, al recomendar invertir en empresas donde se conceden más poder a los algoritmos. El riesgo es que se genere una élite de algoritmos todo poderosos, según lo expresa Yuval Noah Arari.

La ética es un elemento fundamental en el desarrollo y aplicación de todo lo científico-tecnológico, la base lo estableció Isaac Asimov con sus tres leyes de la robótica: un robot no hará daño a un ser humano o por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño; un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entraren en conflicto con la primera ley; finalmente un robot debe proteger su propia existencia, en la medida que ésta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª ley; leyes que parece ya se olvidaron. ¿Y usted qué piensa?

Comenta:

Comentarios

Categorías: Artículo OTecH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *