Apenas tiene siete años de edad y ya genera unos ingresos estimados en 22 millones de dólares (unos 19 millones de euros) al año. El protagonista de estas apabullantes cifras es el pequeño Ryan, un youtuber al que un día sus padres grabaron mientras jugaba con unos juguetes y no pasaron muchos meses antes de que el asunto se transformara en un negocio redondo. La revista Forbes lo sitúa ahora como el youtuber con más ingresos del momento, alcanzando la cifra millonaria antes mencionada en menos de un año, y convirtiéndose en una cotizada estrella para los fabricantes de juguetes. La publicación, en cualquier caso, no explica cómo ha realizado sus estimaciones, más allá de explicar qué patrocinios tiene cada youtuber y citar “fuentes del sector”.

Constancia y trabajo duro

Una frescura y naturalidad frente a la cámara en un mensaje evidentemente dirigido a los más pequeños, pero que cuenta con las apariciones fugaces de los padres de Ryan y, en cualquier caso, siempre es uno de ellos quien sostiene la cámara. Cada semana, el niño tiene un lote nuevo de juguetes con los que pasar un buen rato mientras es inmortalizado para YouTube. Estas pequeñas secuencias son seguidas por los 17 millones de suscriptores que a diario revisan este canal para conocer las novedades del pequeño Ryan.

El gigante de la distribución Walmart ha creado una gama de juguetes exclusivos con la marca de Ryan

Las cifras asustan y el éxito de audiencia es inmediatamente convertido en dinero: Forbes estima que el canal genera 21 millones al año de publicidad directa en YouTube, mientras el millón restante llega de la mano de vídeos esponsorizados por las marcas que ven en este niño una forma magistral de llegar a sus compradores. Tanto es así que el gigante de la distribución Walmart ha creado una gama de juguetes exclusivos con la marca de Ryan mientras sus padres gestionan como pueden este filón que ha convertido ya en millonario al pequeño.

Esta rutilante estrella emplea un fenómeno que mueve auténticos millones en el popular servicio de vídeos: el conocido como unboxing en el que el protagonista abre por primera vez la cada de un producto determinado y muestra sus impresiones. Además de la frescura y naturalidad innata del pequeño Ryan, la familia explota una fórmula básica y elemental para el éxito en YouTube: la regularidad.

“Para poder vivir de YouTube hace falta sobre todo constancia”, explica a EL PAíS Carolina Denia, una conocida youtuber española que protagoniza CLIPSET, un popular canal dedicado a los unboxing de productos tecnológicos, “se necesita invertir tiempo para crear mucho contenido que se vea y conseguir suscriptores y posicionamiento, lo que puede llevar varios años”, concluye.

En España las cifras de suscriptores son mucho más modestas y son muy pocas las celebridades que alcanzan los registros del pequeño Ryan; por otro lado, los ingresos publicitarios también son inferiores en lengua hispana “porque los anunciantes pagan menos por la publicidad que en otros países como Reino Unido, Alemania, Estados Unidos”, según explica Denia.

El ranking de la revista Forbes lo completan otras estrellas de YouTube como el hawaino Markiplier, que gana 17,5 millones de dólares al año (unos 15,4 millones de euros) o Jeffree Star, que revisa productos de maquillaje y gana unos 18 millones de dólares al año (unos 15,8 millones de euros), siempre según los cálculos de la publicación.

Fuente: El Pais

Comenta:

Comentarios

Categorías: Empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *