Alrededor del 75% de la producción de electricidad generada con carbón de los Estados Unidos es ahora más cara que la de las energías renovables. Esta tendencia se está extendiendo por todo el mundo.

La industria del carbón de los EE.UU. estará aislada del mercado energético para el año 2025.

Donde no han llegado las políticas ambientales, ha llegado la economía: el carbón estadounidense ya no es capaz de resistir la competencia de las fuentes renovables y el gas natural.

A pesar de las políticas de apoyo puestas en marcha por el presidente Donald Trump, la industria está luchando por avanzar. Según un reciente informe de Innovación Energética, hoy en día cerca de tres cuartas partes de la generación de energía a partir de carbón es más cara que la energía eólica y solar para los hogares estadounidenses. Y en la mayoría de los casos la diferencia es de hasta el 25%.

Incluso sin cambios políticos importantes, continuaremos viendo una rápida retirada del carbón. Nuestro análisis muestra que podemos movernos mucho más rápido para reemplazarlo con energía eólica y solar. Para 2025, el panorama es aún más claro: casi todo el sistema de carbón estadounidense estará en desventaja en comparación con las nuevas energías renovables, con altos riesgos financieros asociados a los gastos de explotación.

Mike O’Boyle, coautor del estudio.

La razón de esta rápida evolución no debe buscarse únicamente en la mayor conveniencia tecnológica de la energía eólica, solar o del gas. El precio del carbón ha aumentado constantemente en los últimos años.

Esto se debe en parte a que estamos obligando a la industria del carbón a pagar por sus costes reales, principalmente la contaminación del aire, pero también la contaminación de los recursos hídricos y otros factores que contribuyen a degradar el medio ambiente.

Justin Guay, director de estrategia climática global de la Fundación Sunrise en The Revelator.

Coal Power Plant. Imagen: Jeff Zehnder Shutterstock

La tendencia ha arraigado en todo el mundo, pero los expertos advierten que no será tan fácil deshacerse de este combustible fósil. GlobalData prevé aumentos anuales de la producción en la India, Indonesia y Australia del 10,9%, 3,9% y 2,3%, respectivamente. Esto a pesar de que el consumo mundial alcanzó su punto máximo en 2014 y desde entonces ha caído marginalmente.

Lo que es seguro es que si se observa el modelo global publicado por Carbon Tracker, el 42% de las centrales de carbón existentes en el mundo son ahora deficitarias.

Para 2030, el 56% de todas las centrales del mundo -China, India, en todas partes- tendrán un flujo de caja negativo. Es bastante difícil mantener la cuota de mercado o incluso crecer si eres más caro que tus competidores.

Fuente: Ecoinventos

Comenta:

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *