Big Data, ciberseguridad, Internet de las Cosas, blockchain, realidad virtual… La innovación forma, más que nunca, parte de los cimientos del sector de las infraestructuras. «Pensamos en lo que tenemos con perspectiva de pasado y el futuro nos sorprenderá», afirma Aniceto Zamora, presidente del Comité de Transportes del Instituto de Ingenieros de España. El impacto que tendrá, por ejemplo, la conducción autónoma, «nos debe hacer repensar todas las obras de carretera, como también pasará con los ferrocarriles y los aviones», añade.

«No debemos pensar que está todo hecho, los retos serán mayores en la esfera metropolitana, cada mes se va a construir una nueva ciudad», subraya Zamora. Cree que las empresas españolas innovan no solo en los conceptos sino también «en la integración de lo que ya existe en el modelo de negocio. La innovación también incumbe a la gestión». En todo caso, y en tiempos de transformación digital, hay que gestionar, cada vez más y mejor, tanto dato, como destaca Carlos Cordero, director de Tecnología de Fujitsu, que cuenta con una avanzada tecnología de computación de simulación: «Muchos son los datos y los parámetros a tener en cuenta para planificar infraestructuras como los aeropuertos, ferroviario o los grandes ejes de carreteras, y factores como el análisis de tráfico, los sociodemográficos o la predicción de crecimiento de los núcleos urbanos deben estar en la ecuación. Nos enfrentamos a problemas de una gran complejidad, con muchos millones de millones de combinaciones posibles».

Sobre el terreno

A la hora de construir, las compañías españolas cuentan con los últimos desarrollos en maquinaria y materiales, con ejemplos como Cubipod (un elemento de escollera artificial utilizado en la formación del manto de protección en la construcción de diques portuarios y protecciones costeras), o proyectos como Life Equinox, un tratamiento orientado al desarrollo de un pavimento asfáltico en ambientes urbanos capaz de reducir la concentración de óxido de nitrógeno generados por el tráfico.

También se detecta la presencia española en el consorcio europeo NeTTUN, con las maquinarias tuneladoras como base, y se plantean retos tecnológicos como sistemas robotizados para el cambio de herramientas de cortes o la predicción del terreno en el frente de excavación. Y cada vez más compañías utilizan la metodología de trabajo colaborativa Building Information Modeling (BIM) que permite crear y gestionar un proyecto de construcción, centralizando toda la información del proyecto en un modelo de información digital .

En infraestructuras ferroviarias existen proyectos como Sulabu, que calcula cuáles son los mejores desarrollos a realizar en las vías férreas según los distintos tráficos ferroviarios y otras variables. Y ya son muchas las compañías que utilizan los drones para la monitorización, el mantenimiento y el inventario de activos, etc. En contabilidad destaca la obligatoriedad de la factura electrónica para los proveedores de las Administraciones Públicas y también para las empresas subcontratadas por el Estado. «Con ella se culmina el proceso de digitalización de negocio, optimizando su competitividad, productividad y rentabilidad, al reducir costes, optimizar procesos y eliminar errores. Y mejora la gestión económica, del IVA, pagos y cobros, con acceso a nuevas fuentes de financiación como el factoring’», subraya Alberto Redondo, director de Marketing y Comunicación de grupo Seres.

En cuanto a la investigación desde el mundo académico, el Centro de Investigación del Transporte, TRANSyT (Universidad Politécnica de Madrid), cuenta con un grupo de investigación que trabaja en proyectos como «Transforming Transport» donde se trata del uso de «Big Data» para mejorar la operación, impactos ambientales, gestión de recursos y accidentes de todos los modos de transporte. Otros ejemplos son Harmony, sistemas inteligentes de gestión de rutas de transporte, con información interactiva con el usuario, operadores y gestores de la carretera o Noesis, que estudia el valor que genera el uso de herramientas «big data en aplicaciones para la gestión y planificación del transporte».

Empresas

Son muchos los ejemplos que encontramos entre las compañías españolas en esta apuesta de futuro. Sacyr, por ejemplo, a través de la innovación busca mejoras en la seguridad vial, como el novedoso sistema de iluminación para túneles basado en la distribución continua de dispositivos luminosos en cada hastial del túnel que proporciona una uniformidad próxima al 100% y un ahorro energético del 40%. Además, investiga nuevas y más eficientes técnicas constructivas (mezclas asfálticas a baja temperatura y con materiales reciclados como polvo de neumático) y aplica tecnología a los servicios medioambientales, desalación, conservación de infraestructuras, técnicas de eficiencia y sostenibilidad energética, entre otros.

En Globalvia se analizan los nuevos retos para aportar soluciones imaginativas y oportunidades a sus negocios y han definido tres ejes de actuación: innovar para mejorar la sociedad, para transformar el negocio y para empoderar al empleado. La empresa de gestión de infraestructuras apuesta por la innovación abierta «que busca fomentar la identificación y definición de ideas, productos y servicios que aporten nuevos enfoques, nuevos modelos de negocio y un valor diferenciador para nuestras infraestructuras y para la sociedad», explican desde la compañía. Estas ideas deben presentar un impacto positivo sobre los retos de Globalvia, sus usuarios y las infraestructuras que gestiona.

Por su parte Ferrovial ha impulsado también un modelo de innovación abierta, colaborando con empresas, universidades y otras entidades. Además permanece atenta al mundo del emprendimiento y el ecosistema startup, buscando directamente aquellas que desarrollan productos que puedan mejorar sus negocios o proponiendo retos en los que estas participan. A la vez, fomenta que sus empleados sugieran nuevas ideas a través de convocatorias con retos concretos como Zuritanken e iniciativas de intra-emprendimiento.

FCC Construcción apuesta por la investigación, la sostenibilidad y la contribución a la calidad de vida de la sociedad, como un factor diferenciador en el mercado actual, altamente competitivo e internacionalizado. El desarrollo y la utilización de tecnologías innovadoras para la realización de las obras suponen, además, un valor intrínseco añadido para la compañía. Dentro de su actividad, FCC Construcción y sus empresas participadas desarrollan proyectos en colaboración con otras empresas del sector, frecuentemente con PYMES de base tecnológica, lo que permite la realización de proyectos en innovación abierta con participación de la cadena de valor y,ocasionalmente, en cooperación horizontal. Algunos de los proyectos, además, se llevan a cabo en consorcio con Administraciones Públicas, como es el caso del Proyecto Europeo LIFE “Impacto Cero”, Development and demonstration of an anti-bird strike tubular screen for High Speed Rail lines, en el que participa el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

Y ACS, a través de su filial Hotchief va a instalar uno de sus dos nuevos centros de innovación en Madrid que forman parte de la estrategia de transformación digital iniciada por la compañía en 2018 a través de Nexplore, un centro de innovación digital para todo el grupo. Hotchtief se sitúa entre las primeras empresas del sector en adoptar la tendencia de la digitalización. Nexplore coopera estrechamente con las principales universidades y compañías de Tecnología de la Información de todo el mundo, con el objetivo de aprovechar las oportunidades para el negocio que ofrece la digitalización: inteligencia artificial, realidad virtual, aprendizaje automático, IoT e Industria 4.0.

Fuente: ABC Economia

Comenta:

Comentarios

Categorías: Industria 4.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *