Un equipo de investigación de la farmacéutica Pfizer descubrió en 2015 que uno de sus medicamentos más exitosos para tratar la artritis reumatoide, Enbrel, resultó muy eficiente en la prevención del Alzheimer, una enfermedad progresiva que afecta la memoria y otras importantes funciones mentales de alrededor de 47 millones de personas en todo el mundo.

Este descubrimiento sin precedentes que debería ser motivo de celebración se mantuvo oculto. ¿La razón? Pfizer optó por no seguir investigando y no hizo públicos sus datos.

Enbrel, un fármaco biológico inyectable, es relativamente antiguo, con la aprobación de la FDA para la artritis reumatoide en 1998. También se aprobó para tratar la psoriasis. Desde hace 20 años, Pfizer tiene la exclusividad de la patente.

De acuerdo a una investigación hecha por The Washington Post, los investigadores de la división de inflamación e inmunología de la compañía instaron a Pfizer a realizar un ensayo clínico en miles de pacientes, que estimaron que costaría 80 millones de dólares, para ver si la señal contenida en los datos era real, es decir, si podía prevenir el Alzheimer.

“Enbrel podría potencialmente prevenir, tratar y retardar de forma segura la enfermedad de Alzheimer”, se puede leer en un documento interno de la farmacéutica que fue preparado para una presentación a un comité interno de Pfizer en febrero de 2018.

Durante los siguientes tres años al descubrimiento, Pfizer investigó los efectos del Enbrel y llegó a la conclusión de que no era prometedora “para la prevención del Alzheimer porque la droga no llega directamente al tejido cerebral” y consideró “que la probabilidad de un ensayo clínico exitoso” era baja. Una sinopsis de sus hallazgos estadísticos preparados para publicación externa, dice, no cumplió con sus “estándares científicos rigurosos”.

Pfizer se ha negado a hacer públicos los datos de su investigación y no sólo eso, en 2018 anunció que cerraría su división de neurología, donde se exploraron los tratamientos de la enfermedad de Alzheimer y despidió a 300 empleados.

“Positivos o negativos, son datos que nos dan más información para tomar decisiones mejor informadas”, explicaba Keenan Walker, profesor asistente de medicina en la Universidad Johns Hopkins.

The Washington Post afirma que un ensayo clínico para probar la hipótesis tomaría cuatro años e involucraría de 3 mil a 4 mil pacientes, de acuerdo con el documento de Pfizer que recomendó un ensayo. El documento dijo que Pfizer obtendría un “efecto halo” positivo en las relaciones públicas al investigar un tratamiento para el Alzheimer.

Fuente: Código Espagueti

Comenta:

Comentarios

Categorías: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *