La inclinación del móvil permite descifrar contraseñas, según un estudio de la Universidad de Newcastle

Son muchos los sensores que permiten a los smartphones ser algo más que simples pantallas interactivas. Estos elementos, sin embargo, también son una herramienta muy útil que emplean los espías cibernéticos para recabar información personal. El giroscopio es uno de los llamados sensores silenciosos, porque utiliza la orientación y la inclinación de la pantalla para descifrar datos confidenciales como el número PIN u otras contraseñas, según un estudio de la Universidad de Newcastle, Reino Unido.

“Como las aplicaciones móviles y los sitios web no necesitan permiso para acceder a la mayoría de sensores, algunos programas malintencionados pueden ‘escuchar’ en secreto datos como el tiempo de cada llamada, actividad física que se realiza e, incluso, el PIN y algunas ontraseñas”, según asegura en un comunicado de la universidad Maryam Mehrnezhad, autora principal de la investigación.

Dependiendo de la forma de escribir del usuario, ya sea sosteniendo su teléfono con una mano y utilizando el pulgar o, por ejemplo, escribiendo con la otra, el dispositivo se inclina de cierta manera. Aunque parece un movimiento inapreciable, permite “reconocer los patrones de inclinación relacionándolos con las contraseñas que introducimos regularmente”, explica Siamak Shahandashti, investigador de la Universidad de York, Reino Unido.

El peligro de estos incidentes se agrava cuando, tras abrir un sitio web con uno de estos ‘códigos maliciosos’, se minimiza y se abre, por ejemplo, la aplicación del banco sin cerrar la pestaña anterior. “Entonces, estos atacantes cibernéticos pueden espiar cada detalle personal que ingresas”, advierte Maryam Mehrnezhad, que destaca que, en ocasiones, “pueden incluso espiar las pestañas cuando el teléfono está bloqueado”.

Fuente: El País

Comenta:

Comentarios

Categorías: Tecnología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *