Print Friendly, PDF & Email

Haciendo alusión a la creación y aplicación de instrumentos para ampliar la capacidad de hacer, por parte de hombres y mujeres, José Ortega y Gasset dijo “Sin la técnica el hombre no existiría ni habría existido nunca” de hecho los grandes cambios que ha experimentado la humanidad, están relacionados con el conocimiento, la ciencia y la tecnología.  

La humanidad como especie ha venido creciendo y empoderándose, en el año de 1500 el planeta estaba poblado por 500 millones de habitantes, hoy somos mas de 7 mil millones, esto ha sido posible por el poder que le ha dado el conocimiento, sobre todo el desarrollo y aplicación de las matemáticas que tuvieron un gran impulso con “los principios matemáticos de la filosofía natural” publicado por Isaac Newton, planteando su teoría general del movimiento y del cambio, dando pauta a la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica, hoy está la controversia por la supremacía de la computación cuántica entre IBM y Google, me pregunto ¿donde está la política publica para garantizar los beneficios a la sociedad?

En 1620 Francis Bacon en su manifiesto Novum organum, expresó que el conocimiento es poder, la prueba real del saber, no es si es cierto, sino que nos confiere poder, los científicos y los tecnólogos, asumen que no hay teoría 100% correcta, si así fuera sería dogma, no ciencia, la prueba real es la utilidad practica, una teoría que permite hacer cosas nuevas, es saber. 

La relación forjada entre ciencia y tecnología es tan fuerte que suelen confundirse, no se pueden desarrollar nuevas tecnologías sin investigación científica, mientras que la investigación no tiene sentido si no produce nuevas tecnologías

La invención del microscopio eléctrico en 1915 por Frederick Twort, le permitió descubrir a los bacteriófagos, virus que devoran bacterias, ya con la tecnología de los microscopios eléctricos fue posible en 1935, ver al primer virus, llamado del mosaico del tabaco. 

Los virus son partículas infecciosas, bloques de material genético mas pequeño que las bacterias, éstas se miden en micras, mientras que los virus se miden en milimicras, o nanómetros, mil veces menores, o en angtroms, 10 mil veces menores. 

El SARS-CoV-2 es el virus, que nunca se había encontrado en el ser humano, y el COVID-19 es la enfermedad causada, misma que surgió en China por primera vez, hay un vacío en su investigación, por lo que no se le conoce con precisión.

La enfermedad COVID-19 actúa de manera diferente, el virus puede variar poco en todo el mundo, pero la enfermedad varía mucho, dada la interacción del virus con la persona infectada y las condiciones que prevalecen en la sociedad a la que pertenece. 

Algunas personas que se infectan nunca muestran síntomas, mientras que otros necesitan ventiladores y otros su deceso es casi fulminante, la enfermedad causa estragos no solo en los pulmones y las vías respiratorias, sino también en el corazón, vasos sanguíneos, riñones intestinos y sistema nervioso.

Por lo que la letalidad esta en función de las edades de la población, las enfermedades preexistentes, como de las condiciones del sistema de salud, en cuanto a infraestructura, como cantidad y calidad del personal. 

Por ello las estadísticas son inconsistentes haciéndolas difíciles de precisar, sobre todo en la tasa de letalidad, es frustrante no tener un numero preciso, pero tampoco es realista esperar uno.

Basado en que las naciones mas pobres son las mas afectadas por la pandemia, su acceso a medicamentos esta limitado por el mercado oligopólico, México propuso a la ONU una participación multilateral en un proceso de investigación para obtener vacuna y medicamentos para vencer al Covid-19. El gobierno federal invito a participar a la UNAM, a la Autónoma de Querétaro y al Tecnológico de Monterrey; 

¿Porque no se convoca a la ANUIES y al CONACYT para que también se diseñe una política nacional de Investigación aplicada, articulando la gestión de las Universidades públicas, sobre este tema?; la peor desgracia no es carecer de talentos sino ignorar los que se tienen al alcance, ¿acaso no nos dice nada que el 95% de las solicitudes de patentes en México es de extranjeros?

Categorías: Artículo OTecH

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *