Print Friendly, PDF & Email

La Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) necesita del edge computing. Según la firma de investigación IDC, en el 2025 el mundo llegará a los 41,6 mil millones de dispositivos IoT conectados que generarán 79,4 zettabytes de datos. Para aprovechar al máximo esos datos, las empresas están invirtiendo en equipos de computación, almacenamiento y dispositivos de red en el edge o borde, incluyendo las puertas de enlace de IoT y la infraestructura hiperconvergente.

Mover el procesamiento y el análisis al edge puede habilitar nuevas capacidades de IoT, al reducir la latencia para aplicaciones críticas, por ejemplo, y mejorar la velocidad de las alertas mientras facilita las cargas de red.

Hablamos con los primeros usuarios de IoT en tres industrias diferentes para descubrir cómo están avanzando en la implementación de esta tecnología mediante la construcción de su infraestructura de edge computing. Aquí está lo que aprendimos.

El servicio gestionado brinda los beneficios del edge computing

SugarCreek se está preparando para la próxima generación de fabricación de alimentos, en el que las cámaras y análisis de alta definición pueden trabajar juntos para mitigar rápidamente la contaminación u otros problemas de procesamiento. Sin embargo, de acuerdo con el CIO de SugarCreek, Todd Pugh, la única forma de manejar esa automatización de manera oportuna es reforzar el edge computing de la compañía.

Al poner el análisis, los servidores y el almacenamiento juntos en el edge para procesar los datos de las cámaras y los sensores de IoT en el equipo, se elimina la necesidad de «enviar comandos y controles a la nube o a un centro de datos centralizado», que puede tardar 40 milisegundos en llegar de un punto a otro, señala Pugh. «Eso es demasiado tiempo para interpretar los datos y luego hacer algo al respecto sin afectar la producción». Ese tipo de toma de decisiones debe ocurrir en tiempo real, añade.

Sin embargo, el edge computing puede ser difícil para un departamento de TI, con recursos distribuidos entre sitios. SugarCreek, que tiene seis plantas de fabricación que abarcan el Medio Oeste de los Estados Unidos, planea pasar de su infraestructura de edge computing de Lenovo gestionada internamente, a la recientemente lanzada VMware Cloud en el servicio gestionado de Dell EMC. SugarCreek realizó una prueba beta del servicio de Dell EMC y VMware cuando le pusieron el nombre en código de Project Dimension.

La Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) necesita del edge computing. Según la firma de investigación IDC, en el 2025 el mundo llegará a los 41,6 mil millones de dispositivos IoT conectados que generarán 79,4 zettabytes de datos. Para aprovechar al máximo esos datos, las empresas están invirtiendo en equipos de computación, almacenamiento y dispositivos de red en el edge o borde, incluyendo las puertas de enlace de IoT y la infraestructura hiperconvergente.

Mover el procesamiento y el análisis al edge puede habilitar nuevas capacidades de IoT, al reducir la latencia para aplicaciones críticas, por ejemplo, y mejorar la velocidad de las alertas mientras facilita las cargas de red.

Hablamos con los primeros usuarios de IoT en tres industrias diferentes para descubrir cómo están avanzando en la implementación de esta tecnología mediante la construcción de su infraestructura de edge computing. Aquí está lo que aprendimos.

El servicio gestionado brinda los beneficios del edge computing

SugarCreek se está preparando para la próxima generación de fabricación de alimentos, en el que las cámaras y análisis de alta definición pueden trabajar juntos para mitigar rápidamente la contaminación u otros problemas de procesamiento. Sin embargo, de acuerdo con el CIO de SugarCreek, Todd Pugh, la única forma de manejar esa automatización de manera oportuna es reforzar el edge computing de la compañía.

Al poner el análisis, los servidores y el almacenamiento juntos en el edge para procesar los datos de las cámaras y los sensores de IoT en el equipo, se elimina la necesidad de «enviar comandos y controles a la nube o a un centro de datos centralizado», que puede tardar 40 milisegundos en llegar de un punto a otro, señala Pugh. «Eso es demasiado tiempo para interpretar los datos y luego hacer algo al respecto sin afectar la producción». Ese tipo de toma de decisiones debe ocurrir en tiempo real, añade.

Sin embargo, el edge computing puede ser difícil para un departamento de TI, con recursos distribuidos entre sitios. SugarCreek, que tiene seis plantas de fabricación que abarcan el Medio Oeste de los Estados Unidos, planea pasar de su infraestructura de edge computing de Lenovo gestionada internamente, a la recientemente lanzada VMware Cloud en el servicio gestionado de Dell EMC. SugarCreek realizó una prueba beta del servicio de Dell EMC y VMware cuando le pusieron el nombre en código de Project Dimension.

Fuente: 

Katherine Palacios, K. P. (2019, 26 noviembre). Internet Of Things: El analisis de la IoT y el edge computing. Recuperado 27 noviembre, 2019, de https://www.america-retail.com/internet-of-things/internet-of-things-el-analisis-de-la-iot-y-el-edge-computing/


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *