Print Friendly, PDF & Email

Los defensores de la nanotecnología dicen que revolucionará la agricultura y los sistemas alimentarios mundiales, con aplicaciones que podrían reducir los residuos, hacer que los alimentos sean más seguros y ayudar a crear súper cultivos que escapen a la polémica etiqueta de los organismos modificados genéticamente.

Si tiene éxito, podría ayudar a superar los malos rendimientos, la desnutrición y la oposición a los organismos genéticamente modificados, que siguen siendo grandes desafíos en el Sur del mundo.

La ciencia de la nanotecnología es de vanguardia pero lo suficientemente simple como para ser asequible a nivel mundial. Y las perspectivas de desarrollo son enormes. Por lo tanto, no es de extrañar que muchos países en desarrollo ya se hayan embarcado en la comercialización de esta tecnología.

Pero el florecimiento de esta tecnología relativamente nueva también suscita preocupación por su seguridad a largo plazo para la salud humana y el medio ambiente, y muchos científicos piden una regulación y supervisión mejores y más coordinadas a nivel internacional de los usos proliferantes de las nanopartículas.

Los países en desarrollo han quedado al margen de las conversaciones sobre la regulación de las nanotecnologías, y sigue siendo necesario mejorar la regulación de la tecnología a nivel nacional y mundial para garantizar que la tecnología satisfaga las necesidades de los pobres con un riesgo mínimo para las personas.

Entonces, ¿cuáles son las últimas ideas sobre el uso de la nanotecnología en la seguridad alimentaria, qué puede hacer y cuáles son los temores de seguridad que la rodean?

El término nanotecnología se refiere generalmente a cualquier uso de partículas a escala nanométrica, entre 1 y 100 nanómetros. Su pequeño tamaño les confiere propiedades inusuales que pueden afectar a la textura, el aspecto y el sabor de los alimentos, y ya se utilizan como aditivos alimentarios.

También se están explorando nuevos productos que contienen estas partículas para hacer envases biodegradables, mejorar la vida útil y prevenir la intoxicación y los desechos de los alimentos. Por ejemplo, los nanosensores en los envases de los alimentos podrían indicarle pronto si los alimentos han estado expuestos a la luz solar y, por lo tanto, degradados en calidad.

Algunos científicos están planeando usarlo para mejorar la nutrición. Están estudiando el uso de nanoemulsiones – aceite en mezclas de agua con gotitas diminutas – como excipientes que son alimentos que mejoran la bioactividad de los alimentos ingeridos con ellos. Esto podría aumentar nuestra ingesta de nutrientes de frutas y verduras, un uso especialmente prometedor para combatir la desnutrición y la carencia de micronutrientes.

La idea es rociarlos en los alimentos para que podamos extraer más nutrientes. Se están explorando nanoemulsiones similares por su actividad antimicrobiana para proteger los cultivos y los alimentos.

«La nanotecnología será bastante omnipresente en las próximas décadas en todo tipo de productos», dice Markita del Carpio Landry, física de la Universidad de California, Berkeley, en Estados Unidos.

Aumentar la resiliencia de los cultivos

Los científicos están incluso investigando el uso de nanomateriales para mejorar el suministro de fertilizantes y pesticidas y para crear cultivos transgénicos que no serían considerados transgénicos. Sonia Trigueros, investigadora de la Universidad Británica de Oxford, cree que sus «aplicaciones son ilimitadas».

El equipo de Landry está explorando el uso de nanotubos de carbono – tubos de carbono largos, estrechos y rígidos – para alterar los genes de las plantas sin que se inserte ADN extraño en el genoma de la planta en sí, lo que llevaría a cultivos editados genéticamente que no se considerarían genéticamente modificados. Dada la amplia y continua oposición pública a los cultivos genéticamente modificados en los países en desarrollo, este enfoque podría ser una forma más aceptable de obtener beneficios tales como la resistencia a la sequía o a las inundaciones.

El equipo demostró recientemente que los nanotubos de carbono pueden ser utilizados para entregar maquinaria de edición genética conocida como CRISPR/Cas9 dentro de las células de la planta – a través de la pared celular y la membrana – algo que de otra manera es difícil de hacer.

La edición de genes permite entonces una mejora genética precisa para crear cultivos resistentes a herbicidas, insectos, enfermedades y sequías. Tiene el potencial de producir mejores cosechas sin el tipo de temores públicos que rodean a la modificación genética.

Landry dice que el enfoque sería en realidad más barato que los métodos actuales utilizados para la modificación genética de cultivos, como el cañón de genes, un dispositivo para entregar ADN a las células, o la bacteria Agrobacterium utilizada para la transferencia de genes entre células.

«Calculamos el costo de las transformaciones basadas en nanopartículas sobre la pistola de genes o Agrobacterium», dice. «Los costes son menores para las nanopartículas porque pueden sintetizarse a granel.»

«Además,» dice, «las nanopartículas no requieren refrigeración, como lo hace Agrobacterium, o equipo de laboratorio de tecnología avanzada para su uso, como lo haría una pistola de genes, por lo que su uso es posible en entornos de recursos limitados.

Temores sobre la salud y la seguridad

Pero en contra de esta marcha de la tecnología, algunas personas han estado cada vez más preocupadas por la falta de estudios a largo plazo sobre el impacto de los nanomateriales en la salud humana y el medio ambiente.

«La transparencia y la vigilancia contra el riesgo son demasiado limitadas», dice Mathilde Detcheverry, responsable de información de Avicena, una ONG francesa que lucha por una información abierta sobre la nanotecnología. «Todavía estamos en la oscuridad.»

Nadie sabe si, y cómo, son seguros a largo plazo ya que la mayoría de las investigaciones de seguridad se han hecho en el laboratorio, en células o ratones, y en entornos poco realistas. «No podemos decir’oh, estamos totalmente seguros’ – necesitamos trabajar en eso: necesitamos hacer mejores protocolos para ver la toxicidad», dice Trigueros.

Zahra Rattray, becaria de la Universidad de Strathclyde de Escocia, dice: «He trabajado en proyectos en los que hubo un daño definitivo, y también he revisado algunas publicaciones recientes que aún no han sido publicadas y hay pruebas claras de su trabajo de que había un efecto tóxico de estas partículas».

Un estudio de 2017 sobre la seguridad de las nanopartículas en los alimentos llegó a la conclusión de que algunas de ellas podían tener efectos nocivos y que se necesitaban urgentemente mejores pruebas de estos efectos.

Los posibles efectos nocivos incluyen la lixiviación de las nanopartículas de plata utilizadas en los envases de los alimentos, que podrían matar a las bacterias buenas en el intestino.

Otro ejemplo es el dióxido de titanio, TiO2, también conocido como E171 y utilizado como blanqueador de alimentos, que se ha demostrado que se acumula en los tejidos de las ratas y que tiene efectos tóxicos a ciertas dosis. Sin embargo, otros estudios han encontrado que no es tóxico y que la industria que lo hace afirma que es seguro.

La incertidumbre persiste, en parte porque los efectos de las nanopartículas dependen de una amplia gama de factores complejos e interrelacionados, como su tamaño, estructura, recubrimiento, dosis, y con qué se consumen.

«No hay duda de que se debe investigar más sobre la toxicidad de estas cosas», dice Sowmya Purushothaman, investigadora de la Universidad de California en Merced. Vacío normativo

La ausencia de protocolos científicos sólidos es un problema para los responsables políticos y los reguladores. «Hay una falta total de regulación», dice Rattray.

La incertidumbre y la falta de datos hacen que sea difícil regular, o incluso saber si se deben regular específicamente las nanopartículas, más allá de las leyes existentes sobre seguridad alimentaria y regulación. Tales leyes son generalmente más estrictas en el mundo desarrollado, por lo que las naciones en desarrollo están especialmente expuestas.

«Desafortunadamente, todavía no tenemos estándares adecuados para regular las nanopartículas», dice Kiruba Krishnaswamy, un bioingeniero de la Universidad de Missouri, Estados Unidos. «No hay un solo método para analizar una nanopartícula. No hay puntos en común ni diálogo».

Los expertos dicen que el tema requiere una perspectiva internacional, incluyendo a las naciones en desarrollo.

«Debería haber una armonización internacional de todo lo que está ocurriendo, todos los datos que se están recopilando, dónde estamos y cuáles son los pasos que necesitamos para asegurarnos de que sea seguro durante los próximos 20 a 30 años», dice Krishnaswamy.

Además de las preocupaciones sobre la inocuidad de los aditivos alimentarios, también están surgiendo preocupaciones sobre los efectos en el medio ambiente.

Marie Simonin, investigadora del Instituto de Investigación para el Desarrollo, en Montpellier, Francia, dice que algunas nanopartículas metálicas se asumieron como estables y no tóxicas en base a pruebas de laboratorio, pero que más tarde se descubrió que eran disueltas por microbios en sistemas naturales, lo que producía efectos tóxicos.

Fuente: 

Valeria Riera Diez, V. R. D. (2019, 22 agosto). La nanotecnología puede hacer que los alimentos sean más seguros. Entonces, ¿por qué está siendo visto con sospecha? Recuperado 23 agosto, 2019, de https://nanova.org/noticias/2019/08/la-nanotecnologia-puede-hacer-que-los-alimentos-sean-mas-seguros-entonces-por-que-esta-siendo-visto-con-sospecha/

Categorías: Nanotecnología

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *