Print Friendly, PDF & Email

Tocan tiempos de renovación en el mundo del PC, como siempre que Microsoft cancela el soporte de uno de sus sistemas operativos. Además, esta vez el cambio es más significativo por cuanto Windows 7, que es el programa que queda sin actualizaciones, ha sido quizá el más exitoso de la última década de los que ha sacado la compañía de Satya Nadella. Para analizar los tiempos que impone Microsoft para abordar este cambio y también de las oportunidades de negocio que ofrece la migración a Windows 10, hemos conversado con Miguel Ángel Cervera, director de la unidad de negocio de modern workplace de Microsoft Ibérica.

A principios de año Windows 10 superó a Windows 7 en número de usuarios, aunque todavía este último sistema operativo tenía una cuota de casi el 37%. ¿Cómo están las cosas al día de hoy?

Así es. Este cambio ya está en marcha en miles de organizaciones en todo el mundo y estamos extremadamente satisfechos. De hecho, hoy por hoy Windows 10 está presente en 800 millones de dispositivos activos mensuales. Se pueden ver los resultados en compañías como Hendrick Automotive Group, Anheuser-Busch, Fruit of the Loom, City of Corona y Rogers Communications. Cada una de estas organizaciones, y muchas otras, ya se benefician de la seguridad y productividad mejoradas que ofrece un escritorio moderno.

¿Qué tipo de soporte mantiene hoy W7? Por lo que tengo entendido ya no es el “estándar”, que expiró en 2015, sino el “extendido”, que es una especie de prórroga.

Microsoft publica el ciclo de vida de los productos de forma anticipada para que los clientes tengan conocimiento en todo momento del tipo de soporte que obtendrán a largo plazo, permitiéndoles planificar sus decisiones sobre cuándo actualizar, mejorar o realizar otros cambios en su software. En el caso de Windows, es posible conocer todos los detalles aquí.

En enero de 2015 finalizó el soporte estándar de Windows 7, dejando de recibir mejoras y pasando a tener un soporte extendido. Esto significa que desde esa fecha Microsoft dejó de desarrollar nuevas funcionalidades para el sistema operativo, pero continuó suministrando actualizaciones para proteger a los usuarios frente a ciberataques o nuevas vulnerabilidades. De acuerdo al ciclo planificado, a partir del próximo 14 de enero de 2020 Windows 7 dejará de tener soporte oficial y tampoco recibirá actualizaciones de seguridad.

¿Qué pasará con los equipos que tienen Windows 7 a partir del 14 de enero que viene? ¿Cuáles son los principales peligros a los que se exponen sus usuarios?

El fin del soporte para los usuarios significa que su equipo con Windows 7 continuará funcionando como hasta ahora, pero dejará de recibir más actualizaciones de seguridad. Esto se traduce en que el dispositivo será más vulnerable ante virus y estará expuesto a nuevas formas de ataques de las que se aprovecharan los ciberdelincuentes.

Aunque las actualizaciones de seguridad de Windows 7 solo continuarán hasta enero de 2020, Microsoft ofrece una fórmula excepcional destinada a empresas que necesiten planificar su migración a Windows 10 a más largo plazo puedan continuar recibiendo actualizaciones. Este servicio, que tiene un coste variable en función del tamaño de la organización, permite extender el servicio hasta 2023.

Aun así, la transición a Windows 10 nunca ha sido más sencilla. Estamos comprometidos a ayudar a nuestros clientes a mantenerse seguros a medida que modernizan sus sistemas y avanzan a Windows 10. Si bien brindamos largos plazos de entrega para las actualizaciones, entendemos que algunos clientes aún necesitan más tiempo, por eso tenemos varias opciones para nuestros clientes: servicios como Microsoft FastTrack para acelerar las migraciones, la virtualización de escritorios con Windows Virtual Desktop (que incluye actualizaciones de seguridad extendidas durante tres años) o pagar anualmente las actualizaciones de seguridad extendidas (ESU) por hasta tres años. Continuaremos trabajando con nuestros clientes en el camino que tenga más sentido para ellos más allá de la fecha de finalización del soporte.

¿Hasta qué punto ha repuntado en España la compra de PC por este tema y qué impacto tendrá en los próximos meses en el mercado?

Sin duda, la antigüedad del hardware sumada a una situación como la del fin de soporte del sistema operativo pueden dar lugar a una decisión de renovación de parque informático. Las numerosas ventajas y nuevas funcionalidades incorporadas en Windows 10, sumadas a la evolución de los dispositivos, suponen un salto cualitativo respecto a las combinaciones de hardware y software a disposición de los usuarios hace tan solo unos años.

Si hablamos específicamente de hardware, el salto de formatos más tradicionales como el portátil clásico a equipos mucho más versátiles, como es el caso de la familia Surface, con dispositivos mucho más ligeros, equipados con pantallas táctiles, sistemas biométricos o almacenamiento de estado sólido, son motivos muy interesantes y suficientes para considerar un cambio. Dicha transición, en el caso de las organizaciones, se traduce de forma directa en una mejora de la productividad, a la que se suma la seguridad y la versatilidad al añadir Windows 10 a la ecuación, motivos más que suficientes para estimular las ventas.

En general, ¿qué oportunidad de negocio se le presenta con esta renovación al sector informático y al canal en particular?

El canal de Microsoft en España está formado por más de 8.300 partners especializados que acompañan a los clientes en su transformación digital y les ayudan a mantener la seguridad de sus datos. No se trata de un momento puntual, sino de un proceso continuo en el que ayudar a las organizaciones a aprovechar las nuevas tecnologías que aparecen en el mercado para cumplir sus objetivos. En el caso concreto de un potencial salto a Windows 10, los beneficios son múltiples, desde la seguridad a la flexibilidad pasando por un aspecto tan importante para mantener la competitividad como la productividad y las nuevas funcionalidades para trabajo colaborativo.

¿Cuáles son las grandes mejoras de Windows 10 si se lo compara con Windows 7?

Microsoft lanzó Windows 10 el verano de 2015 con el objetivo de cambiar la relación entre los usuarios y sus dispositivos, como PC, teléfonos, tablets y Xbox. En este momento, como decía, tanto la productividad como la seguridad son criterios decisivos para impulsar el cambio a un escritorio moderno. Poner la tecnología adecuada en manos de los usuarios puede evitar algunas de las amenazas de seguridad más comunes, como las credenciales comprometidas.

Por ejemplo, Windows Hello, autentificación biométrica que permite un desbloqueo de los dispositivos que operan con Windows 10 más sencillo, seguro y personalizable; y Microsoft Passport, que permite al usuario realizar un inicio de sesión seguro en diferentes aplicaciones usando su rostro, iris o huella dactilar sin necesidad de usar ningún tipo de contraseña.

Microsoft también ha mostrado cómo Windows 10 permite hacer cosas increíbles relacionadas con el desarrollo del Internet de las cosas. Además, es un sistema operativo que se mantiene siempre actualizado y cuenta con ventajas como una mejora tangible del rendimiento (tiempo de arranque más rápido, aceleración del hardware); una mayor autonomía para dispositivos portátiles; un diseño más moderno; funciones que abren nuevas posibilidades, como el uso de la tinta electrónica; una mejor gestión de archivos; un centro de notificaciones unificado o escritorios virtuales.

Fuente: 

Juan Cabrera, J. C. (2019, 9 septiembre). “La transición de Windows 7 a Windows 10 nunca ha sido más sencilla”. Recuperado 10 septiembre, 2019, de https://www.channelpartner.es/negocios/entrevistas/1113986002202/transicion-de-windows-7-windows-10-nunca-sido-mas-sencilla.1.html

Categorías: Empresa

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *