“Nunca digas de esta agua no he de beber”, un refrán que puede caer preciso ante una llamativa máquina que crearon un grupo de científicos belgas, la que aseguran que puede convertir la orina en agua potable y fertilizantes, utilizando energía solar. Un equipo que sería ideal para utilizarlo en lugares con condiciones rurales o en otros contextos.

De acuerdo a Reuters, el método empleado por el sistema originado desde la Universidad de Gante utiliza una membrana especial, que es aplicable en zonas en donde no se disponga de energía eléctrica. Esto, considerando que existen otros equipos u opciones para el tratamiento de aguas residuales.

Para el proceso, se recolecta orina en un tanque grande, para luego ser calentada en una caldera alimentada por energía solar y luego ser procesada por la membrana. Allí, el agua recupera sus propiedades y los nutrientes como el potasio y el fósforo son separados.

La máquina fue puesta a prueba en un festival de teatro y música en el centro de Gante, y contó con una campaña bajo el lema #peeforscience, logrando recolectar mil litros de agua gracias a la orina de los presentes, la que posteriormente se utilizará para crear cerveza.

Como se manifestó en un principio, la idea es poder llevar estas máquinas en versiones más grandes en lugares en donde los fertilizantes y el agua potable no satisfacen la alta demanda por su bajo suministro.

Comenta:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *